NUTRICIÓN EN LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER

El cáncer es una patología que desconoce fronteras...Siendo a día de hoy un problema de salud pública que afecta a personas de todas las edades y condiciones. Con una tendencia de tasas en aumento en los países industrializados , conociéndose como la segunda causa de mortalidad después de las enfermedades cardiovasculares. De modo que en todos los estamentos sociales existe un creciente interés por conocer la relación entre alimentos concretos o nutrientes específicos y la posibilidad de desarrollar cáncer. Y la población se plantea diversas preguntas; ¿Cómo podemos reducir el riesgo de padecer esta enfermedad genética? ¿Qué hábitos de vida debemos adquirir para prevenirlo? ¿Cuál es la mejor forma de nutrirme y alimentarme?

 

 

A continuación, os voy a comentar cuáles son los factores causales identificados y que posibles relaciones existen entre los alimentos, nutrientes y componentes alimentarios con el cáncer.

 

¿CUÁLES SON LOS FACTORES CAUSALES DE ESTA ENFERMEDAD?

 

Esta causado por diversos factores, algunos identificados y otros todavía desconocidos.

Entre los factores causales identificados encontramos:

1. Estilos de vida poco saludables:

   Consumo de tabaco 

   Consumo de alcohol

   Alimentación inadecuada (responsable de aproximadamente el 30% de tumores malignos)

   Inactividad física y obesidad.

2. Exposición a carcinógenos ambientales y agentes infecciosos.

 

¿QUÉ RELACIÓN EXISTE ENTRE LA ALIMENTACIÓN Y EL CÁNCER?

 

Para conocer el papel que ejerce cada componente o sustancia sobre el desarrollo o prevención de esta enfermedad, encontramos una subdivisión repartida en distintos grupos:

 

- Sustancias iniciadoras del cáncer (perjudiciales para la salud)

Humo del tabaco

Los hidrocarburos aromáticos originados al asar en la parrilla la grasa animal (tanto del pescado como de la carne)

Consumo excesivo de carnes rojas.

Nitrosaminas presentes en las carnes procesadas. Existen evidencias disponibles que demuestran que el consumo de estos alimentos puede inducir un incremento en el riesgo de desarrollar cáncer de colon y/o recto, gástrico o próstata.

Alimentos ahumados

Cerveza negra

 

-Componentes promotores del cáncer

Grasas saturadas. El exceso de grasa alimentaria puede modificar la composición de la flora intestinal, facilitando la presencia de bacterias responsables de la producción de derivados carcinógenos.

Alcohol

Cloruro sódico

 

-Nutrientes y componentes protectores del cáncer

Vitaminas antioxidantes (vitamina C y vitamina E). Consumir a través de alimentos, evitar la suplementación.

Vegetales crucíferos (coliflor, col rizada, brocoli,coles de bruselas)

Fibra

Selenio, contribuye a un mecanismo de defensa. Pero no es recomendable ingerir dosis altas en forma de suplementos puesto que hay un margen estrecho entre la dosis segura y tóxica.

Aceite de oliva (vitamina E, antioxidante y w9)

Omega 3 (nueces y pescado)

 

¿QUÉ CONSEJOS DIETÉTICOS NOS INTERESA CONOCER?

 

-Optar siempre por el aceite de oliva frente al uso de otros aceites vegetales

-Consumir 400g/día entre frutas variadas (3 raciones al día) y verduras (1 ración al día en forma cruda y otra ración cocida)

-Consumir vegetales crucíferos, preferiblemente frescos o congelados. Evitar enlatados por su pérdida de nutrientes. 

La mejor forma de preservar el contenido nutritivo de las verduras es cocerlos al vapor o al microondas, puesto que al hervirlos se pierden vitaminas hidrosolubles.

-Consumo apropiado de agua, ayuda a reducir el riesgo de cáncer de vejiga y cáncer de colon.

-No consumir bebidas alcohólicas.

-Realizar cinco comidas al día.

-Realizar actividad física, y caminar diariamente.

 

 

 

Podríamos sintetizar comentando que los factores potencialmente modificables por cada individuo con el fin de prevenir el riesgo de desarrollar un cáncer son: evitar la exposición al tabaco, mantener durante toda la vida una actividad física apropiada, mantener un peso corporal adecuado y llevar una dieta saludable. 

A pesar de todo ello, hay que constatar que nada puede garantizar una protección completa contra ninguna enfermedad, el potencial efecto saludable que se ha descrito solo representa una disminución en la probabilidad de que ello ocurra.

 

¿QUIERES SABER MÁS...?

 

Te pueden resultar interesantes también los siguientes apartados...

 

-Se ha documentando que la deficiencia en ácido fólico puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal y de mama, especialmente en personas que consumen bebidas alcohólicas.

-Altas dosis de calcio, fundamentalmente en forma de suplementos, están asociadas con un incremento en el desarrollo de cáncer de próstata. Tanto hombres como mujeres deben procurar ingerir los niveles apropiados de calcio a través de alimentos ricos en este mineral y evitar los suplementos.

-La ingestión a dosis elevadas de vitamina A incrementan el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en fumadores.

-La ingestión de alimentos derivados de la soja y suplementos de isoflavonas no está recomendado en personas con cáncer de mama.

-Ciertos estudios en animales sugieren que el té verde podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer, sin embargo, actualmente no se dispone de datos que demuestren este mismo efecto en humanos.

-La irradiación es un método utilizado para eliminar organismos potencialmente peligrosos. La radiación no permanece en los alimentos tras el tratamiento y no hay evidencias que indiquen que su consumo incremente el riesgo de sufrir esta enfermedad. 

 

 

¡Espero que os haya sido de interés! 

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en Twitter
Please reload

NUTRICIÓN EN LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER

May 10, 2018

"Tengo intolerancias alimenticias, ¿Qué puedo comer?"

March 21, 2018

1/7
Please reload

© 2018 by Cristina Hernández.Dietista-Nutricionista

Aviso Legal       Política de Cookies

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon